¿Qué pasa si se congela el aceite de oliva?

Entramos de lleno en una cuestión que llena de inquietud a muchos consumidores, y, por ende, es una pregunta que habitualmente nos trasladan nuestros clientes. Entonces, ¿Qué pasa si se congela el aceite de oliva?

Puede ocurrir, sobre todo en épocas de mucho frío, que nuestro aceite comience a espesarse y que varíe su color original, es algo muy llamativo y que llena de inquietud a algunas personas.

Lo primero que se nos viene a la cabeza es que nos han dado aceite en mal estado, o que no ha sido filtrado adecuadamente. Pero la realidad es simplemente que nuestro aceite de oliva se ha congelado ya sea en nuestra propia casa o durante el transporte.

Es por ello que desde Aceites los Llanos de Gredos queremos aclarar, dentro de lo posible, las dudas que puedan surgir a este respecto.

Partimos de la base de que dicho proceso es una consecuencia natural de los cambios de temperatura del ambiente, siendo por tanto normal que se hiele. Lo cierto, es que, no cambia para nada sus propiedades ni tan siquiera el sabor.

Por tanto, no hay que preocuparse si eso nos ocurre, la solución es tan simple como dejar el producto en un lugar más o menos cálido, en torno a los 20 o 24º C, para que recupere su aspecto original.

aceite oliva grumos blancos
¿Qué pasa si se congela el aceite de oliva?

¿POR QUÉ SE HIELA EL AOVE?

No se requiere de mucho frío para que el aceite de oliva virgen extra se congele. Solamente es preciso que se encuentre en una habitación fría para que comience el proceso de congelación, se inicia con la aparición de unos pequeños posos blancos en el recipiente.

Ya por debajo de los 20º se puede apreciar una mayor densidad y mayor espesor en el aceite, y ya por debajo de los 10º esa congelación se hace muy evidente.

El aove está compuesto por ácidos grasos (triglicéridos), en mayor medida de ácido oleico, pero también aparece ácido pálmico y ácido linoleico. https://biomodel.uah.es/model2/lip/oo-comp.htm

El que se congela en primer lugar es el ácido pálmico (63ºC), seguidamente del oleico que se congela por debajo de los 13 º C y es a partir de esa temperatura cuando se aprecia claramente la congelación.

En caso de otros aceites vegetales, no se produce dicho proceso ya que no tienen tan elevada cantidad de ácido oleico. Lo que impera, en estos aceites de soja, girasol… es el ácido linoleico que alcanza la congelación a los -20º C.

LA CALIDAD DEL ACEITE DE OLIVA CONGELADO

Como hemos dicho en líneas previas, la calidad del aceite de oliva no se ve alterada con la congelación del mismo.

Eso sí, como ocurre con el resto de alimentos congelados, no es remendable descongelarlo con mucha rapidez, se tiene que dejar descongelar poco apoco sin cambios bruscos de temperatura.

Finalmente, debemos considerar la posibilidad de consumirlo solidificado, como si se untara. Su sabor será igualmente delicioso.

Esperamos haber acaldado vuestras dudas, y recordad, tenéis a vuestra disposición nuestra selección de aceites de oliva virgen extra en https://www.losllanosdegredos.com/shop/